Así serán las comunidades de vecinos del futuro

Drones, cerraduras electrónicas, escáneres de retina o cámaras capaces de predecir comportamientos convivirán en las fincas de propietarios.

El cine, las series de televisión y la vida misma nos han demostrado que las reuniones de vecinos pueden ser encuentros de lo más conflictivos, pero ¿suavizaría los ánimos hacerlas por ‘streaming’ con derecho a voto ‘online’? Ya lo han comprobado en algunas comunidades de propietarios para ahorrar tiempo -y disgustos-, una práctica que promete popularizarse en el año que acabamos de comenzar. Es solo una de las innovaciones que veremos en las futuras juntas de vecinos y que en países como Estados Unidos o Australia son habituales. “En los próximos años habrá un ‘boom’ del Internet de las Cosas en los hogares, y dicha tendencia impulsará también su uso en la comunidad de propietarios. Viviremos el control de acceso a los edificios mediante biometría o el control de seguridad y averías mediante drones y ‘wearables’ con absoluta normalidad; los nativos digitales no van a concebir el funcionamiento de sus comunidades de propietarios sin el uso de la tecnología”, asegura Enrique Sánchez, director general de IESA, una empresa española de desarrollo tecnológico especializada en la administración de fincas y creadora de ‘tucomunidad.com’, una plataforma ‘online’ y ‘app’ móvil para gestionar los vecindarios inteligentes. Drones, pagos ‘online’, cerraduras electrónicas… Estas son algunas de las innovaciones que se avecinan.

Drones de vigilancia

Los vehículos no tripulados también pueden aprovecharse en las comunidades de propietarios para realizar labores de vigilancia 24/7 y para realizar fotografías de las averías que aparezcan en la fachada, localizar fugas térmicas o de fluidos o evaluar los tejados. “También es un modo de evitar conflictos, ante una avería, un dron lo detectará antes que nadie, por lo que el servicio técnico estará solucionado antes de que el problema cause un malestar en los vecinos”, sentencia Sánchez.

Además, según un informe elaborado por Fotocasa y Prevent Security Systems “las cámaras de seguridad tradicionales, salvo que se instalen sobre un rail o tirolina, se encuentran fijas en un punto, por lo que solo son efectivas cuando la incidencia se produce delante de su objetivo. Los drones con sistema de videovigilancia pueden ser la mejor solución para grandes superficies como las urbanizaciones abiertas o las fincas rústicas”.

Adiós a las cerraduras

Según el citado informe, las cerraduras y llaves desaparecerán tal y como las conocemos. “Las cerraduras serán electrónicas y estarán situadas en el interior de las puertas por lo que serán imposibles de forzar”. La llave desaparecerá dejando paso a otros mecanismos de apertura como mandos, tarjetas o ‘smartphones’ que permitirán la apertura sin contacto e incluso en remoto. Si nos encontramos fuera de casa, podremos abrir desde el móvil la puerta del portal, garaje y vivienda a un técnico, un mensajero o al personal de limpieza; y en caso de que perdamos nuestro dispositivo de apertura, un amigo o familiar autorizado podrá abrirnos desde donde se encuentre. El director general de IESA da un paso más allá y prevé que los vecinos podrán entrar en la finca y en su propia vivienda a través de un escáner de huellas dactilares o de retina.

Un único dispositivo

Adiós al pesado llavero. Mediante un único dispositivo (mando, pulsera, ‘smarthphone’, iWatch…) podremos abrir la puerta exterior de nuestra comunidad de propietarios, la puerta del portal, la del garaje, nuestro trastero o nuestra vivienda. ¿Pero cómo serán estos dispositivos? Según Prevent Security Systems y Fotocasa estarán cifrados, serán incopiables e identificarán a cada usuario. En caso de robo o pérdida del dispositivo se podrá anular en remoto y si se intenta el acceso con un dispositivo anulado, duplicado o no autorizado, el centro de control recibirá una señal de alarma por intrusión.

Inteligencia artificial

El informe vaticina que gracias al ‘software’ que incorporarán las cámaras de seguridad, podrán detectarse los delitos antes de que sucedan, gracias a la predicción por comportamientos. No será necesario que un vigilante de seguridad esté detrás de las cámaras, su funcionamiento será autónomo y en caso de intrusión, robo o urgencia médica darán aviso a los servicios de emergencia. Todos los sistemas de seguridad de la comunidad de propietarios (cámaras de vigilancia, control de accesos, sistemas anti intrusión, sistemas de protección contra incendios…) estarán completamente integrados y bajo las órdenes de un mismo “cerebro” artificial, que llevará la gestión y control de todas las soluciones de seguridad.

Sigue leyendo ésta noticia desde expansion.com

Rate this post
Comparte esto:

Te podría interesar ver...