Inteligencia Artificial, ¿un problema actual?

Más allá del acierto o no de las predicciones de la ciencia ficción, lo interesante es la búsqueda de las preguntas, asegura el responsable de marketing digital de Ekon.

La ciencia ficción, en cualquiera de sus manifestaciones artísticas, a menudo es considerada un género de pura evasión y, si bien puede resultar cierto en algunos casos, en muchas otras ocasiones, bajo un aspecto de superficial irrealidad, esconden análisis de la realidad contemporánea al autor de mayor calado que otros géneros.

En ocasiones, la imaginación es más importante que el análisis

A menudo se preguntan: ¿Cómo podríamos resolver este problema actual? Pero lo hacen llevando al límite la realidad, a veces con una capacidad predictiva asombrosa, como las obras de Julio Verne y, a menudo, con notables dosis de pesimismo-realismo, como George Orwell o Aldous Huxley. Pero de la misma forma que El hombre en el castillo de Phillip K. Dick no existiría sin la Segunda Guerra Mundial, muchos de los episodios de Black Mirror , no tendrían sentido hace tan solo 10 años, antes de la aparición de las redes sociales y los smartphones.


Ver post relacionados:

Sophia, hablando con la robot en el congreso IoTSWC17


Pero más allá del acierto o no de las predicciones de la ciencia ficción, lo interesante es la búsqueda de las preguntas. Desde pequeños somos educados en una formación derivada de las necesidades industriales de principios de siglo: el profesor define qué preguntas son relevantes y ofrece las respuestas desde el privilegio de su tarima y la pizarra. El niño que realiza preguntas molestas o que atentan al status quo… tiene una cita con el director.

¿Cuál es el objetivo de esta educación? Llanamente: homogeneizar y “mediocrizar” a todos los alumnos. Y además tiene un punto claro de practicidad, ¿alguien se imagina cómo puede ser gestionar una clase llena de pequeños Picassos, Steve Jobs, Einsteins y Dalís? Los niños tienen un talento especial para hacerse preguntas que los adultos nos apresuramos a aplacar cuanto antes ¿qué nos ocurre a los adultos ante las insistentes preguntas de los niños? ¿Quizá nos fastidia que descubran que no tenemos la respuesta a todo? ¿y qué problema hay si no tenemos la respuesta a todo? Si no permitimos hacernos preguntas diferentes, las cosas no cambiarán. Es la clave del método científico.

 

Lee ésta noticia desde retina.elpais.com

Rate this post
Comparte esto:

Te podría interesar ver...