Internet de las cosas: oportunidades de inversiones en startups y nuevos negocios

Algunas de las utilidades más disruptivas que aportará a la humanidad son la expansión sensorial, la biomedia, la reanimación de personas, la presencia disociada, y la búsqueda inteligente. Telcos, gigantes de software e Internet están detrás de esta mina de oro.

La “Internet de las cosas” (IoT, por su sigla en inglés), un término utilizado para referirse a los dispositivos electrónicos que envían y reciben información a través de la Red, se está convirtiendo en un gran negocio que afectará profundamente todas las actividades humanas.

Hace unas décadas, sólo se conectaban a Internet computadoras grandes o de escritorio a través de una línea telefónica fija.

Hoy cualquier persona que lleve un monitor de actividad, como FitBit o Garmin, puede enviar esos datos vitales a la Red a través de un teléfono móvil o una red Wi-Fi, al igual que electrodomésticos como heladeras y acondicionadores de aire y sistemas de riego controlados desde un “smartphone”.

Los dispositivos conectados permiten mejorar la eficiencia y productividad de las compañías. Y los sensores electrónicos que utilizan esta tecnología recopilan información en forma constante.

Las empresas pueden hacer cálculos a partir de estos datos, utilizando aprendizaje automático, para obtener más información acerca de sus clientes, sus máquinas y su cadena logística.

Se espera que las compañías aumenten el gasto en esta tecnología para aprovecharse de los posibles beneficios de conectar todo a Internet.

El concepto del IoT fue propuesto por el británico Kevin Ashton en el año 2000 en el Massachusetts Institut of Technology (MIT), donde vaticinó un mundo conectado por máquinas capaces de tomar decisiones por sí mismas.

La consultora Technavio cree que el valor de mercado de esta tecnología podría acercarse a los u$s132.000 millones en 2020. Otra consultora, IDC, estima que serán 1,29 billones de dólares.
Para Gartner, mientras los bienes de consumo conectados a Internet ganan la atención de los medios, “las industrias con grandes activos” son las que más invierten en los dispositivos conectados.

De acuerdo a esta consultora, las compañías que más se benefician son aquellas que ofrecen el servicio que sustenta esta tecnología, porque las empresas todavía se encuentran en una fase de experimentación en muchos de los proyectos que incluyen esta tecnología y están buscando ayuda externa más que intentar solventarlo ellas mismas.

¿Qué proveedores pujan por este mercado? Google, Microsoft, Amazon Web Services e IBM, además de las empresas de telecomunicaciones y los fabricantes de hardware.

Estos fabricantes de artículos y proveedores de servicios relacionados con la IoT generarán en tres años ingresos superiores a los u$s300.000 millones, con un valor añadido en la economía global que superará los u$s1,9 billones, según Gartner.

Esta empresa pronosticó que a finales de año habrá en el mundo 8.400 millones de cosas conectadas, un tercio más que en 2016. La previsión para 2020 es alcanzar los 20.400 millones de conexiones.

Comunicaciones ambientales

Un informe titulado ”When Everything is Media” elaborado por el Institute for The Future, radicado en California, describe el mundo de las denominadas “comunicaciones ambientales”, que nacen de la premisa de que las infraestructuras de las comunicaciones se insertarán en el mundo físico con mensajes e interactuaciones que se adaptarán a las necesidades que marque el contexto y anticiparán movimientos futuros.

Sigue leyendo ésta noticia desde iprofesional.com

Rate this post
Comparte esto:

Te podría interesar ver...