El Internet de las Cosas aplicado a la limpieza técnica

Hace unos años se empezó a hablar del Internet de las Cosas, conocido bajo el acrónimo IoT, por sus siglas en inglés. Lo que en un principio era una apuesta, es una absoluta realidad en la actualidad.

Cada vez es más frecuente encontrarse con nuevos dispositivos capaces de conectarse a internet y permitir al usuario una diagnosis, un control y un manejo de forma remota desde cualquier parte del mundo.

En Teinnova, la innovación se encuentra en su ADN, y no ha dudado en aplicar esta tecnología en sus equipos, dotándolos nuevamente de un elemento diferenciador, que aporta claramente un valor añadido al usuario. Este avance tecnológico permite a los usuarios tener diagnóstico y respuesta inmediata sobre los equipos.

El resultado es un cambio radical de la forma de trabajar, optimizando las operaciones y alcanzando un nuevo estadio de eficiencia, haciendo que nuestras decisiones sobre cualquier aspecto sean mucho más acertadas al estar basadas en información real.

La conexión entre estos dos mundos, físico y digital, se produce a través de infinidad de sensores que transmiten en tiempo real ingentes cantidades de datos. Esta información debe ser procesada y analizada por un software que proporcione lecturas tanto al usuario como a un servicio de asistencia técnica, para permitirles tomar decisiones en base a los valores detectados.

Teniendo en cuenta todo esto, citamos aquí algunos ejemplos de las ventajas del IoT en equipos de limpieza industrial.

  • Reducción de incidencias: el contraste de datos recogidos durante los trabajos permite prevenir y evitar averías, optimizando el mantenimiento y mejorando el rendimiento de las máquinas.
  • Resolución de incidencias a distancia: la conectividad permite que el servicio de asistencia técnica se pueda conectar a los equipos, gestionar alarmas y poder solucionar determinados problemas en remoto.
  • Cálculo de consumos: en el caso de los consumibles como productos químicos, IoT nos permite saber en remoto los consumos de estos, por parte de los equipos de limpieza en cada lugar y, por ende, en cada cliente, permitiendo un control exhaustivo de los costes.
  • Control de usuarios y procesos de limpieza: mediante los sistemas instalados en los equipos, podemos controlar, discriminando por usuario, el número de veces que se ha encendido y apagado un equipo, el tiempo de uso y las funciones utilizadas.
  • Monitorización de instalaciones: los sensores instalados en una red de conductos, nos permiten evaluar el momento óptimo para acometer las limpiezas, además de proporcionarnos datos de calidad del aire o número de partículas.

La monitorización de los equipos es una enorme ventaja obtenida a un precio muy asequible, gracias al enorme avance y estandarización del IoT. Un sistema de monitorización se resume en una mejora de la productividad. La información suministrada permite maximizar el uso del sistema, minimizar las interrupciones del servicio y evaluar el desempeño del personal, para tomar decisiones.

Además, se generan informes periódicos con detalles sobre el uso de los equipos y la productividad del personal, con el fin de conseguir unas operaciones más eficientes, mejores prácticas y optimización de los recursos.

El Internet de las Cosas nos va a permitir mejoras productivas importantes de un modo muy sencillo y con una inversión mínima. Teinnova se encuentra inmersa de pleno en la integración de esta tecnología para seguir siendo un referente en la fabricación de equipos de limpieza técnica.

Sigue leyendo ésta noticia desde revistalimpiezas.es

Rate this post
Comparte esto:

Te podría interesar ver...