El Internet de las Cosas también está en casa: el boom de los objetos conectados

El Internet de las Cosas es uno de esos términos en boca de todos. Si lo llamamos por sus siglas en inglés, IoT, puede parecer algo excesivamente tecnológico y alejado de nuestro mundo. Sin embargo, no son más que cosas con acceso a Internet. Así será el boom de los objetos conectados en los próximos años.

LOS OBJETOS CONECTADOS, EN NÚMEROS

El año pasado se despidió con casi 6.400 millones de objetos conectados en todo el mundo. Este año, la consultora Gartner estima que se alcanzarán los 8.400 millones. En 2020, que está a la vuelta de la esquina, aunque suene a futuro, 20.400 millones. Y menos de un 10% son smartphones.

Porque objetos conectados pueden ser cualquier cosa, no solo son Smart TVs o los prometidos coches autónomos. El Internet de las Cosas puede estar también presente en nuestras bombillas, nuestra ropa, nuestro equipamiento deportivo y hasta nuestras macetas. Objetos conectados hay para todos los gustos.

Y es que, aunque a veces el IoT parezca algo destinado a las grandes industrias, es, precisamente, el consumidor final, el que más objetos con conexión a Internet va a comprar. Según Gartner, de los más de 20.000 millones de objetos conectados que habrá en 2020, cerca de 13.000 millones serán propiedad de los usuarios para uso particular.

LA RED MÓVIL, A PRUEBA

El incremento de cosas conectadas a Internet va a suponer también un aumento en las demandas de la red. De acuerdo con las estimaciones de Orange, en los cinco grandes mercados europeos (Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España) se alcanzarán los 118 millones de conexiones móviles de banda ancha. En 2016 se sumaban poco más de 48 millones.

Sigue leyendo ésta noticia desde nobbot.com

Rate this post
Comparte esto:

Te podría interesar ver...