Una empresa española inventa un ‘súper sensor’ universal para Internet de las Cosas

Tiene el tamaño de una chapa y puede integrar chips de todo tipo (temperatura, presión, humedad, brújula, NFC…). También puede disponer de conectividad móvil y bluetooth, además de un altavoz y un micrófono. Su coste estará por debajo de los 50 euros.

En 2015 Geeksme era una empresa con apenas un puñado de empleados. Hoy son más de treinta y tienen que mudarse de sus oficinas en el centro de Madrid porque ya no caben.

Es la start up fundada por Rodrigo Silva-Ramos, directivo con una dilatada experiencia en el ámbito del emprendimiento tecnológico -Geeksphone, Blackphone, Urvan…- y Ángel Sánchez Díaz, que ha pasado por multinacionales como Telefónica, ZTE o Verifone, entre otras.

Son ellos quienes han dado vida digital a los colchones de la zaragozana Pikolín, que ahora analiza el sueño de miles de españoles a través de un sistema sensorizado incorporado en algunos de sus colchones capaz de detectar cuándo se levanta y acuesta el usuario y, lo más importante, si ha dormido bien o no, y establecer rutinas para descansar mejor.

Nuestro sensor para Internet de las Cosas costará menos de 50 euros, aunque trabajamos para tratar de rebajar su precio por debajo de los 40 euros”.

Ángel Sánchez, director general y cofundador de Geeksme

En la empuñadura de su pistola también luce otra muesca, que en su día tuvo cierta notoriedad: un reloj capaz de analizar y puntuar las relaciones sexuales, el GME1.

Después de esa última aventura, de la que ya hace un par de años, están gestando el último producto. “Nos dimos cuenta de que los sensores para Internet de las Cosas se desarrollan para un uso concreto: localización, cambios de temperatura y humedad, movimiento… Pero normalmente por separado. Queríamos desarrollar un sensor universal para IoT (Internet de las Cosas) con todos los sensores en un espacio lo más reducido posible”, explica Ángel.

Lee ésta noticia desde vozpopuli.com

Rate this post
Comparte esto:

Te podría interesar ver...