El hospital digital del futuro

La atención hospitalaria va a sufrir en los próximos años un cambio radical. Las nuevas tecnologías junto con los cambios demográficos y económicos, van a alterar los hospitales de todo el mundo. Una de las tendencias anunciadas hace años, como es la derivación a ambulatorios o domicilios de pacientes que pueden recibir tratamiento domiciliario o de proximidad con los mismos servicios que antes se prestaban sólo en hospitales es ya una realidad en unos cuantos países.

Con todo, pacientes complejos y muy enfermos continuarán necesitando servicios de hospitalización aguda. Según apunta un informe publicado por la consultora Deloitte, “con una infraestructura obsoleta en algunos países y una mayor demanda de más camas en otros, los directores de hospitales y los gobiernos responsables de su gestión deberían considerar cómo optimizar los entornos hospitalarios y ambulatorios e integrar las tecnologías digitales en los servicios hospitalarios tradicionales” para crear realmente un nuevo sistema de salud.

Construir un hospital digital del futuro, indica el estudio de Deloitte, “puede requerir inversiones en personas, tecnología, procesos y locales. La mayoría de estas inversiones probablemente serán iniciales. En el corto plazo, el hospital puede no ver rendimientos inmediatos de estas inversiones”.

Sin embargo, a largo plazo, a medida que las tecnologías digitales mejoran la prestación de atención, crean eficiencias operacionales y mejoran la experiencia del paciente y del personal, el resultado puede ser una atención de mayor calidad, eficiencias operativas mejoradas y una mayor satisfacción del paciente”.

El estudio señala varios puntos hacia los que deben encaminarse los hospitales:

Una unidad de control centralizada y monitoreo digital continuo

¿Qué sucede si a un avión le falla un motor o se sale de su trayectoria?, se pregunta el estudio. “Pues que el sistema de control de tráfico aéreo (ATC) del aeropuerto más cercano traza rápidamente una nueva ruta.

En el futuro, los hospitales podrían tener un centro similar, equipado con herramientas de soporte en tiempo real para ayudar a los responsables a tomar las decisiones clínicas y operativas más rápidas. Los datos digitales son la base de los hospitales y sin embargo, muchos hospitales aún no están a la altura que se exige en cuanto a tecnologías digitales”.

El informe apunta además que las unidades funcionales tienden a trabajar en silos. Producen datos grandes pero que puede ser difíciles de recopilar, cotejar y usar para tomar decisiones procesables.

“Se espera que esta situación cambie a medida que las tecnologías digitales emergentes avancen. Por ejemplo, los wearables y los sensores de microfluidos se pueden colocar cerca de los pacientes y en lugares frecuentados por pacientes (como baños) donde hay un riesgo de caída u otros peligros. Los datos en tiempo real de tales dispositivos pueden ayudar al centro de control.

La Inteligencia Artificial puede monitorear constantemente los datos y alertar a los operadores del hospital y a los cuidadores, que pueden ofrecer una atención más eficiente y mejores resultados. A través de grandes análisis de datos, aprendizaje automático e inteligencia artificial, el daño al paciente, o consecuencias involuntarias, se pueden predecir antes de que ocurran.

Atención más personalizada y “portátil”

Los nuevos avances tecnológicos, que incluyen la impresión 3-D, la robótica, la nanotecnología, la codificación genética y las opciones terapéuticas pueden permitir una mayor atención personalizada y accesible para el paciente. Muchos dispositivos y equipos son cada vez más pequeños y más portátiles, y los tratamientos probablemente se volverán más personalizados también, todo lo cual puede hacer que la atención médica futura sea más móvil y precisa.

Además, a medida que el equipo médico y los sensores se vuelvan más pequeños y más
portátiles, los médicos pueden realizar diversas pruebas y procedimientos en la propia habitación donde se encuentra el paciente en lugar de transportarlo  a diferentes áreas del hospital.

Registros de salud electrónicos interoperables basados en la nube

El objetivo de tener datos interoperables de diferentes fuentes probablemente será una realidad en el hospital del futuro. Junto con la Inteligencia Artificial, este avance
puede crear eficiencias de proceso y mejorar la toma de decisiones necesarias para impulsar la calidad asistencial.

Información sobre el estado de salud en tiempo real

Los consumidores, indica el informe, se han acostumbrado a obtener información
cuándo, dónde y cómo lo quieren, ya sean noticias, previsiones meteorológicas, tráfico
o restaurantes. Muchos esperan las mismas respuestas rápidas para sus preguntas sobre su salud.

Cada vez más consumidores usan recursos online para medir la mejora de la condición física, buscar información sobre tratamientos y medicamentos y  y piden lo mismo cuando se trata de su salud. En un futuro cercano, la tecnología digital puede mejorar la experiencia del paciente proporcionando acceso en tiempo real a los datos médicos.

Simplificar la admisión y alta

Los hospitales a menudo tropiezan en sus procesos de admisión y alta, particularmente cuando se trata de eficiencia y satisfacción del paciente. Los pacientes a menudo se quejan de que deben llenar varios formularios que solicitan datos similares. A medida que los procesos hospitalarios se vuelven digitales, el personal puede usar la Inteligencia Artificial  para aprender y mejorar estos procesos.

Aprendizaje virtual y desarrollo

La capacitación virtual probablemente será más frecuente en el futuro. Aunque el aprendizaje médico en persona nunca puede desaparecer, el entrenamiento virtual puede volverse más prevalente entre estudiantes y personal clínico experimentado. La capacitación virtual puede ayudar los cirujanos a preparar  sus cirugías antes de realizarlas.

Uso de la robótica

El uso de la robótica para automatizar los servicios auxiliares y administrativos del hospital puede generar considerables eficiencias de costo y tiempo, y mejorar la confiabilidad. Por ejemplo, simplemente tocando una pantalla, las enfermeras y otro personal médico pueden invocar a los robots para tareas específicas. Los robots pueden administrar medicamentos, transportar muestras de sangre, recopilar resultados diagnósticos y programar entregas de ropa y alimentos, ya sea como una tarea preestablecida o una solicitud en tiempo real.

Sigue leyendo ésta noticia desde diarioperspectiva.com

Rate this post
Comparte esto:

Te podría interesar ver...