Las cinco grandes fuerzas que cambiarán las empresas

Cada vez más, los consumidores empujan a las compañías a invertir en tecnología y a garantizar un tratamiento responsable de sus datos. Así lo constata la última edición del informe anual ‘Technology Vision’, de Accenture Technology.

Cinco tendencias emergentes

1. Ciudadanos ‘smart’
En la era digital, el ciudadano es más consciente de su poder y decide por sí mismo qué datos personales compartir a través de los diferentes canales de negocio (online y offline). A medida que aumentan las capacidades de la inteligencia artificial -y su impacto en la vida de las personas-, las empresas deben procurar que sus sistemas se comporten como miembros responsables y productivos de la sociedad.
2. Realidad extendida
Las tecnologías de realidad virtual y realidad aumentada están eliminando la distancia que separa a personas, información y experiencias, transformando la forma de vivir y trabajar. Permiten, por ejemplo, conjugar en una misma realidad distintas localizaciones. Ante este panorama, las empresas afrontan retos de integración tecnológica, legales, estratégicos y de RRHH, incluyendo la capacitación de los empleados.
3. Veracidad del dato
Al transformarse en organizaciones basadas en información, las empresas han creado una nueva forma de vulnerabilidad: datos falsos, manipulados y sesgados que adulteran la información y las decisiones de las empresas y afectan a toda la sociedad. La solución pasa por implementar tecnología y por diseñar un código ético del tratamiento de la información. Desde Accenture postulan lo que han bautizado como “consultoría responsable”.
4. Negocios más abiertos
Las empresas dependen de colaboraciones (‘partnerships’) basadas en la tecnología para crecer, pero sus sistemas ‘legacy’ no están diseñados para hacer posibles las colaboraciones a escala. Las empresas que quieran aumentar su nivel de integración colaborativa inteligente deberán empezar por cambiar sus propias arquitecturas tecnológicas.
5. ‘Internet of thinking’
Del Internet de las Cosas se evolucionará hacia el Internet del Pensamiento, más amplio. Las empresas ya están apostando por entornos inteligentes con robótica, inteligencia artificial y experiencias inmersivas, fundamentalmente con el objetivo de ganar en eficiencia. Pero a corto o medio plazo, deberán extender sus infraestructuras de modo que éstas lleguen a los entornos dinámicos del mundo real.

El mundo que conocemos está cambiando a pasos agigantados, generando más de un quebradero de cabeza para las empresas. Los consumidores se han vuelto más exigentes, esperando de las organizaciones un tratamiento responsable de sus datos personales, una atención inmediata a través de diferentes canales digitales, y una oferta de productos y servicios innovadores. En resumen, los nuevos tiempos exigen inversiones en tecnología. Y esta exigencia atañe a organizaciones de todos los sectores y tamaños.

En la última edición del informe Accenture Technology Vision se ahonda sobre los modos en que las empresas pueden sacar partido del desafío digital, y ahonda sobre las cinco grandes fuerzas que marcarán el destino de las organizaciones en los próximos años. Entre otras, la tendencia hacia una mayor transparencia y colaboración entre compañías, e incluso entre éstas y los ciudadanos. O la creciente relevancia que los ciudadanos conceden a la responsabilidad social corporativa. En los próximos años, la ética se volverá fundamental para operar.

Nuevos tiempos, nuevos retos

Las personas asignan a las empresas una ‘etiqueta’ en función de sus valores y objetivos. Las empresas tienen la oportunidad de crear su etiqueta… o arriesgarse a que otros la creen por ellos.

“Cada vez es más frecuente que, a cambio del acceso y la capacidad de influencia que dan a las empresas, las personas esperen colaboraciones que no estén basadas únicamente en los productos de una empresa, sino también en sus valores y objetivos. En otras palabras: las personas leen la etiqueta de las empresas, por lo que éstas tienen que elegir entre definir esas etiquetas por sí mismas o dejar que lo hagan otros”, constata el informe de Accenture Technology.

Y advierte: “Estos problemas no harán más que agravarse en los próximos años, a medida que otras tecnologías revolucionarias alcancen la madurez y contribuyan a acelerar el cambio social”.

“No es ni la primera ni la última vez que la sociedad se adapta a una transformación tecnológica, pero este cambio es distinto: por primera vez, el cambio tiene lugar en las dos direcciones. No se trata solo de que las personas utilicen productos y servicios de empresas, sino que también les proporcionan información y acceso. Para ofrecer este tipo de ‘innovación integrada’, las empresas necesitan datos que les permitan influir en las vidas de las personas y en las actividades de sus socios”. A su vez, “este nivel de conexión -y de confianza- exige una nueva forma de relación. Es personal, no solo negocios”.

Sigue leyendo ésta noticia desde expansion.com

Rate this post
Comparte esto:

Te podría interesar ver...